Archivo de la categoría: Canciones

de rodillas ante el rock

Leo en Clarín sobre el recital de ayer del Indio Solari en mi ciudad:  “Anoche, ese enorme valor simbólico y artístico era puesto en escena ante una muchedumbre que coreaba cada canción como si fuera un rezo.”, me quedo pensando sobre lo religioso de todo el espectáculo, luego veo algunas cosas más por internet “Todo está listo, en medio de un importante operativo de seguridad, para que el Indio de inicio a la locura de miles de fanáticos en esta nueva Misa India” (ln1), “una extensa peregrinación de seguidores rumbo a Junín. ” (tn)

Rezos en la Misa, 100.000 fanáticos.

Suponete que no fueran 100.000, que fueran 70.000, y que no fueran todos fanáticos de la misa y el rezo, aún así me quedo pensando ¿qué vacío hay en tantas personas para recorrer cientos o miles de kilómetros para adorar un ídolo? ¿Qué sed los mueve por qué desierto, y dónde encuentran el agua?

¿Puede el Indio Solari y su banda tener tanta importancia artística, política y filosófica en la actualidad para despertar tanta atención?

¿Y por qué lo hace? ¿En qué cabeza o en qué corazón cabe la idea de que 100.000 personas te consideren un ídolo? ¿Cuánto afecto necesitás para considerarte “un groso”, alguien “poderoso”? ¿Cuánto ego perdiste en tu vida para tener que recuperarlo frente a 100.000 chicos y chicas navegando en las contradicciones de una sociedad que los educa para trabajar y los deja desocupados o con trabajos miserables?

¿Por qué el Indio se presenta a sí mismo como un ser para idolatrar, un líder? ¿Qué visión más o menos pesimista rescató del mundo actual, cuál de esas visiones está a tono con lo que viven los pibes y no tan pibes todos los días?

¿Estamos hablando sólo de una “mega fiesta” o hay algo más en todo eso?

Te digo, me da pena ver a los chicos tan idos por un ídolo, tan irracionales, y a su ídolo, inteligente, tan poco medido para con sí mismo, para su rol, aprovechando el poder de influencia que tiene para con la multitud. Me parece desproporcionado y un desperdicio de energía y gente.No digo que no nos tengamos que divertir, nada que ver. Si lo querés ver así, que fue un momento de diversión y nada más, dale, pero no te creo.

Creo que si el Indio fuera más sensato haría algo social con toda la guita que recaudó del recital, pero no me preocupa el dinero, de verdad me preocupa qué imagen y qué idea les deja a “miles de fanáticos” (esperemos que no sean tantos fanáticos, que no se la crean tanto).

Y todo esto, en el medio de una época en la que el Indio apoyó al Gobierno Nacional (una entidad conservadora que oprime al pueblo tanto como cualquier otro gobierno) diciendo que “tiene cojones”. ¿Tiene cojones para mantener el 30% de pobreza y no pagarle a los ancianos una jubilación digna porque prefiere pagar las millonarias deudas al gran capital? ¡Claro que los tiene! Para intentar hacernos creer que “con la democracia se come, se educa, se cura” tiene cojones, son unos caraduras.

Buena parte de la “cultura rock” se edificó sobre el desconfiar de los poderosos, de los líderes, buena parte se edificó sobre ganar libertades frente a los déspotas, romper con tradiciones e idolatrías. Ahora se muerde la cola porque es ella misma la que tira para atrás.

Si el “gobierno nacional tiene cojones”, y convocás a 100.000 fanáticos ¿DONDE MIERDA ESTÁ LA CONTRACULTURA DEL ROCK, ME QUERÉS DECIR?

The Clovers 10 años, Teatro de la Ranchería, Junín

El grupo de música folk celta The Clovers cumple 10 años y lo festeja junto a su público en el Teatro de la Ranchería, Junín, Buenos Aires, Argentina, el viernes 23 de septiembre a las 21:30hs. Entradas Anticipadas en Rock’n Roll Music (Lavalle y Alsina) y en Almacén 1881 (B. de Miguel 62) desde $25.

www.theclovers.com.ar

 

visión de geisha

(letra basada en frases de Pau, incluso el título y el estribillo son literales)

http://www.musix.org.ar/ogg/mgg2008/vision_de_geisha.ogg

Mim
no voy a andar buscando tu voz
en los conciertos, en celulares
en altavoces, en estridentes
sonidos duros, allá en la calle

RE
se puede decir, que sos el aire
el aire para que vuele en vos
tan cerca de mí y también muy tarde
es que arde lo que jamás pasó

MIm
no te imagino en fotos rotas
viejas, cepia, descoloridas
y en el borde sonrio siempre
por lo hiciste por mi ese día

RE
Como una estrella siempre nueva
como un cenit que explotó
nos atropella la marea
nos abandona el dolor

MIm
tengo alma de curandera y vision de geisha
aunque a veces mas que una estrella
yo vuelo en ella, descanso en ella

RE
Se hace legible nuestro encuentro
se hace legible el color
será que nos hemos enredado
será que no somos vos y yo

Mi
poco cauto cantor semi estrella
de mis cielos, de mis consuelos
es que bailo ya sin verguenza
con pies descalsos y toco el suelo,

El mejor Desayuno

Marte 18 de Marzo de 2008, me levanto a desayunar a las 11 de la mañana.

Sol radiante, temperatura ideal, silencio.

Intento prender el televisor, nada. Pruebo de nuevo, nada, negro, silencio. “Bien, no está mal, sigamos con otra cosa” . Vuelco chocolate en polvo en una taza, pienso en los Incas, reyes del cacao, luego en los europeos mientras derramo leche y revuelvo con una cuchara… estos últimos llevaron la costumbre de la chocolatada al mundo, no sin antes terminar con los Incas. No importa, estoy desayunando, qué sentido tiene pensar nuevamente en esto.

Voy al comedor, llevo galletitas, manteca y dulce de batata, subo la persiana, miro el cielo azul por mi ventana, espléndido. Todo está bien.

No sabía que podía estar mejor aún: escucho el canto de una nena… ¿quién será? Tomo un sorbo de chocolatada… unto manteca y dulce de batata en una galletita, muerdo y siento el crujir que casi tapa el inocente canto… muerdo con más cuidado… es la voz cantante lo que me alimenta.

Es la vecinita de al lado, seguro, ¿o será la de la otra casa que queda más lejos? Salgo al pequeño patio trasero, es ella, sí, si mis oídos no fallan el encanto viene de unos pocos metros.

Ya va por la tercera canción, bastante afinada, a capela, habla de Dios, de la Fe, de las dudas, ¿qué podría entender una niña de 9 años sobre dudas acerca de la Fe? No importa, ella canta porque le hace bien, ya tendrá tiempo para las dudas que torturan a los adultos.

Luego me enteré que eran canciones de misa católica (me lo dijo Laura, que también la escuchó), yo pensaba que era algo protestante-evangelista.

A la cuarta o quinta canción la madre la llamó y perdí su rastro sonoro.

En realidad, no desayuné en cuanto a comida, lo hice en cuanto a ternura y canciones: hacía días que no tomaba la guitarra. Luego de hacer un trámite volví a casa y canté varias canciones de The Beatles en el patio.