Restauración del ala “Revoltosa”

Otro día de SOL en Junín, 5º mínima, 18º máxima. El sol entra por mi ventana, ilumina las veinteañeras costillas de un ala que nunca tuvo nombre.

Era la mejor ala que teníamos en los 90` para competir en los torneos de vuelo libre experimental. Un mes atrás sacamos con mi hermano los aviones que habían descansado durante estas dos décadas en el altillo de nuestros viejos y logramos remontar uno, fue glorioso. Pero a la vez rompimos el mejor que teníamos.

Ayer leyendo un recorte del diario “La Verdad” en la sección Deportes de aquella época el cronista llamaba a los 3 Guglielmetti (Mariano, Mario, Marcos) los “revoltosos de la aeronáutica”. La palabra me vino al pelo: era hora de bautizar el engendro y de restaurarlo luego de que se estrellara en el campo, una especie de segunda vida, de renacer.

Así que, ese día del desastre aeronáutico que me hizo expresar “NO!!!! LA PUTA QUE LO PARIOOOOOoooo…!!!!!”, decía, ese mismo día en que se estrelló el avión y quedara mutilado nuestro mejor ejemplar, con mi hermano Mariano tomamos una costilla de la sección estropeada y la pegamos con pegamento “la gotita” para que fuera la costilla “matriz” de la cual saldrían el resto, tal como veremos en las fotos. Digamos que fue como la costilla de Adán, pero la extirpamos para reparar al mismísimo Adán.

Rehice el plano del ala en base a las medidas existentes y luego el resto del proceso fue idéntico al de hacer un ala desde cero: cortar los largueros, varillas de punto de ataque y fuga (en este caso dejé las originales por ser madera bien estacionada y dura), clavar con alfileres todo encima del plano y pegar con Unipox o algún pegamento especial para madera balsa.

Resta empapelar con papel Silkspan y pasar dope

Manos a la obra:

Como vimos en artículos anteriores el proceso de empapelar un ala generalmente consta de

– elegir el color del papel (diseño gráfico). en este caso simplemente copiaré el diseño existente en la parte que se había destrozado.

– recortar el papel (generalmente con cutter para ser más precisos)

– pasar cola vinílica sobre largueros y costillas y esparcirla bien para que no quede muy húmeda la superficie (pasar un dedo por ejemplo quitando todo el sobrante de cola)

– presentar el papel sobre la superficie a cubrir e ir pegándolo, teniendo en cuenta que lo ideal es que quede un tanto tirante sin partes arrugadas. Lo ideal es que tire uniformemente. Alguna arruga quedará, pero no sebería estar ubicada especialmente sobre ningún márgen en especial. En ese sentido debemos tratar de tensar el papel mientras la cola vinílica aún esté húmeda.

– dejar secar y luego rociar con agua o alcohol para que tense más

– barnizar con DOPE (un compuesto nitrocelulósico que le brinda impermeabilidad y firmeza al conjunto del ala), 3 o 4 manos, o incluso más. En la primer mano el dope debe estar diluído con Thinner (de buena calidad) aprox a 1/3, luego en las manos siguientes podemos aplicar el dope cada vez más puro.

Listo!, será cuestión de dejar pasar las horas o días para que el dope seque bien y ya tendremos nuestro mejor avión preparado para surcar nuevamente los cielos del aeroparque. 😀

Un pensamiento en “Restauración del ala “Revoltosa””

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s