no sé

no sé
yo sólo pico letras
así como antes picábamos piedras

condena de los dioses?
quién sabe

quizá aquellos granos que muerde el mar
sean los restos
de otros picapiedras
o sean los poemas que Icaro estuvo cantando desde entonces

las burbujas de tu soledad
las mareas que nos separan
los árboles que se encienden
los embrujos que nos gobiernan

y nos hacen predecir
lo que acaso queremos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s